Aunque hemos tenido una temporada sin actividad, por cuestiones técnicas y administrativas, estamos de nuevo en marcha.
Esperamos vuestros textos en las condiciones que se indican.
Gracias a todos los miembros de Netwriters

jueves, 23 de junio de 2011

--HABITANDO EN LA LUNA-- POR LAURA GARCÍA, LAURA FROST





La pequeña Luna se acercó sonriente a la mujer que tarareaba aquella bonita canción infantil junto a la salida del jardín: “Dulce voz, ven a mí, haz que el alma recuerde…”
—Qué canción más bonita.
La mujer se giró con una sonrisa.
— ¿Te gusta?
La niña asintió con un ligero movimiento de cabeza. Ambas continuaron cantando ajenas al resto del mundo, mientras se dirigían hacia una de las butacas de mimbre.

—Vamos a hacer algo con esas coletas ― le sugirió la mujer ―. ¿Quién te ha peinado, chiquilla?
—Mi papi ― musitó la niña.
— ¿Y qué pasa, que llegaste la última cuando repartieron los padres? — bromeó la mujer.
Ambas rieron y Luna se dejó peinar sentada en el regazo de aquella mujer de mirada perdida.
Desde el rincón, Francisco contenía las lágrimas y luchaba contra el dolor que le oprimía el pecho. Todos los sábados se repetía la misma historia. Todos los sábados se veía obligado a soportar cómo su mujer de treinta y ocho años no les reconocía, atrapada entre las paredes de aquella residencia, atrapada en las fauces del Alzheimer.

Plis,plas
Laura Frost


Dragonfly


Símbolo de ilusión, de trascendencia ... Se cree que las libélulas navegan por el mundo de los sueños...






6 comentarios:

  1. Crudo y bello. Lo tiene todo. Un abrazo, Laura.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, muchísimas gracias por tu comentario. Es un honor que personas como tú me animen a escribir.
    Gracias Frantz

    ResponderEliminar
  3. BELLÍSIMO,LAURA.

    ResponderEliminar
  4. Duro y tierno a la vez. Cuando la memoria falla, sólo queda el cariño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Es un relato absolutamente maravilloso. Para mi el contenido, aparte de la forma, es fundamental. Y este texto lo tiene todo en mi opinión: Emoción y buena escritura.

    ResponderEliminar
  6. Laura, no todo el mundo puede escribir un texto sobre una enfermedad tan demoledora como el Alzheimer con la delicadeza y emotividad con le has hecho tú.

    Dile a Francisco que Luna ya no sufre, para ella ya pasó lo peor...es feliz en su mundo.

    Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

El autor de este texto agradece sus palabras.

Sigue las actualizaciones desde tu correo