Aunque hemos tenido una temporada sin actividad, por cuestiones técnicas y administrativas, estamos de nuevo en marcha.
Esperamos vuestros textos en las condiciones que se indican.
Gracias a todos los miembros de Netwriters

jueves, 2 de junio de 2011

- GLORIA- POR DANILO MARTÍN GATTI


“Gloria a Dios en las alturas
Y en la tierra, paz a los hombres...”
"Misa Criolla" - Ariel Ramírez

¡Gloria a la juventud! ¡Gloria a la juventud por llevarme hacia allí! La “JunxPile” tomo el barrio, se nota en cada cuadra. Ahora la vida aquí es eléctrica, energizante. Ni siquiera podemos detenernos a pensar que es lo que realmente está pasando. Se nos escapa esta vida de las manos. Como arena, como agua.
Pasa frente a nosotros corriendo y se nos ríe en la cara. Los viejos sacan sus sillas a la puerta y se sientan a esperar a la muerte. Los jóvenes, descarados, los asustan, los matan, los meten para adentro y les gritan: "¡Allí se quedan!" Que cruel invento el tiempo, un día arriba, al otro abajo. Ya nadie escucha tu opinión, a nadie le importa lo que tengas para dar. Cruel invento, y aun así, el más justo que he conocido… Hordas de jóvenes esperando que envejezcas para sacarte de tu lugar, debemos estar atentos. Todos y cada uno de nosotros. Nunca vi un sol tan fuerte como el de aquella vez, era claro, era divino. Dios nos hablaba a través de él, quería decirnos algo. Parecía una señal de algún tipo, alguna clase de aceptación…
En el fondo siempre supe, siempre supimos, que estaba de nuestro lado...
Nunca volví a ver una tarde de sábado como aquella.
Jamás. Una brisa de verano en pleno invierno, acariciaba nuestra cara. Caminar era bendito, me sentía privilegiado, la historia demandaba estar allí.
Era urgente, necesario. Ese era el mundo y nada mas existía, ningún otro lugar más que aquí y ahora.
Nuestro desastroso Big Bang.
Hermoso y desastroso Big Bang. Revueltas donde quiera que mirara, viejos llevados en andas hacia el mar. Los jóvenes reían, reían frenéticamente. Sonrisa diabólica y mirada vacía ¡Alegría! Los niños, por su parte, habían escapado. Libres al fin, se abrían paso entre la gente, entre jóvenes armados hasta los dientes.
¡Gloria a la juventud! ¡Gloria a la juventud por llevarme hacia ese lugar!


2 comentarios:

  1. Ágil texto, Danilo, que me trasporta, casi en voladas, hacia un mundo al que no me gustaría pertenecer. Me gustan los ancianos, son necesarios. Ellos son la memoria, la sonrisa amble y la mirada profunda de nuestra realidad.

    Gracias por compartir este texto, me ha hecho reflexionar...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Yo dejaría esta constancia de Mario Benedetti, para la posteridad de los jóvenes; y así unirme al fuego de tu texto. Gracias Danilo:

    PAUSA

    De vez en cuando hay que hacer
    una pausa
    contemplarse a sí mismo
    sin la fruición cotidiana

    examinar el pasado
    rubro por rubro
    etapa por etapa
    baldosa por baldosa

    y no llorarse las mentiras
    sino cantarse las verdades.

    ResponderEliminar

El autor de este texto agradece sus palabras.

Sigue las actualizaciones desde tu correo