Aunque hemos tenido una temporada sin actividad, por cuestiones técnicas y administrativas, estamos de nuevo en marcha.
Esperamos vuestros textos en las condiciones que se indican.
Gracias a todos los miembros de Netwriters

jueves, 16 de junio de 2011

— TOME EL TESTIGO QUIEN LO QUIERA — POR ENRIQUE GRACIA



Era mi oficio despertar cansado, evitar que la sangre oxidara los bajos de las puertas. Cuidar de las esquinas donde el polvo convive con la araña.

Era mi oficio permitir que el aire se mantuviese respirable, aun teñido de sombra y de perfume amargo, de azafrán engañoso, de gritos de mujeres protestando por el aliento de la vida.


Maldito oficio este de contar los muertos que hacen cola en la augusta oficina del olvido, junto a las máquinas de la melancolía, que ya no tejen ni fabrican ruido.



Era mi oficio, sí, tarea innoble y dura, malpagada, repleta de rumor y de chocar de jarras de cerveza ya vacías. Trabajo miserable, cercano a las bisagras, siempre al lado de los embarcaderos solitarios, de los pueblos nocturnos que abandona la vida.
Un oficio sin causa necesaria, tan repleto de cáscaras vacías, de ceniza aún caliente y de quejidos, tan necesario y tan inútil, tan extraño.



Oficio indeseable, vecino de pendencias y alborotos, proclive a la masacre, residente en las cajas de zapatos donde el odio se anuda los cordones y aprisiona los sueños.



Era mi oficio. Era.



Ahora me alejo sin saber a dónde. He decidido renunciar. No puedo soportar esta carga por más tiempo.



Si el mundo que conozco se derrumba, no será por mi causa sino porque no es justo ni posible arrojar tanto peso sólo sobre unos hombros.



Enrique Gracia Trinidad (poema del libro PENTIMENTO, Edit. Sial. 2009)






7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Querido Enrique, entiendo que debes tener ciento cuatro mil poemas, sin embargo este tiene algo especial.

    Esa sensación de angustia tan bien transmitida, tan real.

    Yo de mayor quiero ser Enrique :-P

    ResponderEliminar
  3. Un ejemplo más de la mejor Literatura. Todo el libro, Pentimento, es excepcional...pero, ¿qué no es excepcional en la Poesía de Enrique Gracia, en su obra literaria?.

    ResponderEliminar
  4. Querido Enrique, miro la fecha en la que se publicó el poemario: 2009. No ha sido escrito en el 2011 ni el 15M ni en Sol, y sin embargo... La palabra necesaria. Eso es lo que distingue a un gran escritor, que sus palabras desafíen el tiempo. Yo tampoco quiero ese testigo.

    Enhorabuena por el poema, por tu carrera.

    Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Enrique que fuerza en este poema. Si tu voz estuviera en esta tierra, talvez no pasaría de largo la verdad sepultada.

    Abrazo para el maestro.

    ResponderEliminar
  6. Gregorio Garcia Garcia. (Flecos).15 de julio de 2011, 16:57

    Está visto que eras cerero y si tocas el azafrán yo diría que esto es manchego, conozco ese azafrán, también los términos que expresas. No hace mucho, la mujer de un poeta conocido, me decía que, junto con otras niñas recogía ese azafrán, que no lo es, sino esas rositas de no merendar.
    Entiendo perfectamente el texto, lo he disfrutado y me ha enganchado, y mira que engancharme a mí es raro. Perdona mi novata torpeza, lo que no se definir si es texto o poema. Maestro, un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Tuve el placer de disfrutar este fin de semana de algunos de tus poemarios y poemas de tu antologia, no citaré ninguno porque hay más que muchos realmente impresionantes de inspiración, corrección poética, y hasta "chispa creativa" y en numeroso registros poéticos. Verdaderamente interesante, cuando no imprescindible, al menos ya para mí, tu obra MAESTRO. Te veo esta tarde, quedo eternamente agradecido por tu amistad. Amador

    ResponderEliminar

El autor de este texto agradece sus palabras.

Sigue las actualizaciones desde tu correo